PUGPAC

DAM

Radioalmomento

sábado, 25 de febrero de 2017

martes, 26 de julio de 2016

DECLARACIÓN GUADALAJARA



DECLARACIÓN GUADALAJARA

 






















Reunidos en las instalaciones del majestuoso Palacio de la Cultura y la Comunicación, de la ciudad de Zapopan, Jalisco, 63 integrantes de los Consejos Directivos y Comités de Vigilancia de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, y del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE, que presiden los licenciados Teodoro Raúl Rentería Villa, Teodoro Rentería Arróyave, Mario Ángel Díaz Vargas y Pablo Rubén Villalobos Hernández, respectivamente, se celebraron la LI y II Sesión,  de las organizaciones gremiales antes mencionadas, para analizar la situación que prevalece en la actividad periodística en la República Mexicana.
 







Bajo la anfitrionía del Club de Periodistas de Jalisco que preside el compañero Moisés Mora Cortés y de la Asociación Nacional de Periodistas de Prensa, Radio y Televisión, que encabeza el colega José Adrián Rangel Guerrero, los periodistas mexicanos, representados por los Consejos y Comités de Vigilancia, mostraron su preocupación, propuestas y acuerdos, ante la galopante inseguridad que ha golpeado al gremio periodístico nacional.


En el regio marco de la celebración de estos trabajos los periodistas de toda la República, rindieron un homenaje póstumo, en memoria de un gran periodista que tuvo su influencia en la Perla de Occidente, que a lo largo de su vida, supo desempeñarse con rectitud y poner en alto esta noble profesión, don Víctor Xavier Garabito Tovar, recientemente fallecido, a quien se le reconoció su profesionalismo y  supo ganarse el respeto y cariño, no solamente de su colegas de profesión, sino de los funcionarios, que a lo largo de su carrera, les tocó convivir con el comunicador. Como un recuerdo perene a su persona, los periodistas de todas las latitudes del país, tributaron un minuto de aplausos hacia un colega que supo dejar huella en su andar.


Imbuidos por ese recuerdo y en memoria de este entrañable periodista jalisciense, el Gremio Periodístico Nacional Organizado, rindió homenaje póstumo a las 252 víctimas mortales de las libertades de Prensa y Expresión, de ellos 220 periodistas; 8 trabajadores de prensa; 13 familiares; 8 amigos de comunicadores y 3 civiles, y se levantó la voz para demandar que regresen con vida los 26 compañeros víctimas de desaparición forzada.



Se manifestó la indignación por tan cobardes atentados que han segado la vida de comunicadores que fueron abatidos por el ejercicio de la labor que realizaban en el cumplimiento de su trabajo periodístico ante la sociedad, lo cual hace que volvamos a expresar nuestro cada vez más recurrente grito: ¡¡¡YA BASTA!!!

A los periodistas organizados de México, nos preocupa que desde las entrañas del poder, se continúen impulsando leyes mordaza, con el ánimo de mantener amenazados a quienes nos dedicamos a esta noble tarea de informar, lo cual cada vez coarta más el Derecho a la Información y a la Libertad de Expresión.


Es por eso, que exigimos al Gobierno de la República y a los gobiernos estatales, que de una vez por todas, actúen para frenar las agresiones, que cada día son más constantes, en contra de dichas libertades.

Luego de escuchar las voces del Periodismo Nacional organizado, emitimos la siguiente:







 DECLARACIÓN GUADALAJARA

Primero.- Elevamos nuevamente el grito de:¡¡ YA BASTA!!! y demandamos la inmediata intervención del Gobierno de la República, para poner freno a las agresiones cometidas en contra de los periodistas, la cual nos ha costado hasta la fecha, 252 homicidios en contra de las libertades de Prensa y Expresión.

Segundo.-  Exigimos al Gobierno Federal, a través de la Procuraduría General de la República, atraiga los 252 asesinados y las 26 desapariciones forzadas hasta su total esclarecimiento, aplicando todo el rigor de la ley a los responsables, intelectuales y materiales, de tan aberrantes y cobardes asesinatos.


Tercero.- Demandamos, que el Gobierno de la República, intervenga inmediatamente y frene las agresiones y hechos de intimidación que se han venido registrando, principalmente, en los estados de Veracruz, Oaxaca, Guerrero, Coahuila y Chiapas,  donde con la complacencia de los gobiernos estatales, se ha permitido el hostigamiento, las agresiones y los asesinatos de periodistas.


Cuarto.- Demandamos a los Poderes Ejecutivo y Legislativo federales, den marcha atrás, en la aprobación y promulgación de la Ley en Materia del Derecho de Réplica, reglamentaria del Artículo Sexto Constitucional, que no es otra cosa más que una Ley Mordaza, que afecta a todos los periodistas y comunicadores de la República Mexicana.


Quinto.- Como periodistas organizados de México, no le tememos a que exista el Derecho de Réplica en el país, pero que sea respetando el marco constitucional y el trabajo libre de los comunicadores, sin que medie la amenaza de sentarnos en el banquillo de los acusados.

 Sexto.- Quienes integramos la FAPERMEX y el CONALIPE, exigimos que cesen las denuncias y demandas que por daño moral se vienen interponiendo en contra de compañeros a lo largo del territorio nacional por parte de grupos influyentes, tanto de funcionarios o ex funcionarios, en el ánimo de cobrar afrentas y mantener en la angustiante zozobra a los periodistas y comunicadores que tuvieron el valor y la osadía de enfrentarlos al denunciar sus corruptelas cobijados por el poder político y económico.

Séptimo.- Como gremio organizado, reafirmamos nuestro compromiso con la profesionalización de quienes nos dedicamos al periodismo y redoblaremos esfuerzos para que cada vez, sean más los compañeros que cuenten con su título y cédula profesional correspondientes.

Octavo.- Para alcanzar las metas y objetivos, seguiremos impulsando con el CONALIPE, todas aquellas acciones que emprenden las asociaciones de periodistas que son parte de la FAPERMEX para la realización de cursos, diplomados, seminarios y maestrías, que contribuyan a que en breve, sea una realidad la profesionalización universal de los periodistas.

Noveno.- Reiteramos nuestro compromiso único de que el periodismo tiene como encomienda servir a la sociedad, en ello nos empeñaremos siempre.
Décimo.- En la defensa de las libertades de Prensa y Expresión, no daremos ni un paso atrás. Ni arriaremos banderas en contra de estas garantías. En efecto, seremos garantes siempre de las libertades de Prensa y Expresión.

Dado en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, a los veintitrés días de julio de dos mil dieciséis.


R E L A T O R E S


Juan Ramón Negrete Jiménez              Oscar Manuel Alvizo Olmeda










  




 

 



 
















 













 
















TLAQUEPAQUE











 













 

COMENTARIO A TIEMPO
PADRINAZGO
Por Teodoro Rentería Arróyave
En las dos anteriores entregas, quedaron más que precisadas las determinaciones y los graves compromisos que asumimos los miembros de los Consejos Directivos y de los Comités de Vigilancia de nuestras organizaciones cúpulas; Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, y el Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE.
Dentro de este marco de la defensa irrestricta de las libertades de prensa y expresión, nos convertimos en coparticipes, y por qué no decirlo, en forma personal y gremial en sujetos obligados para enaltecer y favorecer al través de nuestra labor periodística la Ruta Cultural Juan Rulfo, que se extiende por los difíciles caminos sureños del estado de Jalisco, de las poblaciones integradas a cuatro municipios, donde naciera, estudiará y se inspirara el autor de “Pedro Páramo” y “El Llano en Llamas”.
Afirmamos lo anterior, porque exacto en la Casa Vieja de Sayula, que también le llaman la Casa de los Patios, en el desayuno, más bien almuerzo que nos ofrecieron a los periodistas visitantes, los 4 presidentes municipales de otros tantos municipios nos nombraron Padrinos del Proyecto de la Ruta Cultural de Juan Rulfo; debemos de aclarar, que la misma ya existe agreste y bella, de lo que se trata es de construir la infraestructura para que se convierta en uno de los polos más importantes del turismo cultural de México. Les auguramos el más grande de los éxitos por la meta tan loable que se han trazado.
El compromiso es enorme, porque según el Diccionario de la Real Academia Española, apadrinar, que es un verbo transitivo, indica es un acepciones importantes, acompañar o asistir como padrino a alguien, patrocinar, proteger. El que acompaña o asiste a otro para sostener sus derechos y evitar lo que no sea justo o procedente, en actos como certámenes literarios, torneos, juegos. El que favorece o protege a otro en sus pretensiones, adelantamientos o designios, Y padrinazgo significa, título o cargo de padrino; protección, favor que uno dispensa a otro.
Nuestros amables anfitriones, en estricto orden alfabético, son los presidentes municipales de San Gabriel, César Augusto Rodríguez Gómez; de Sayula, Jorge Campos Aguilar; de Tonaya, Librado Vizcaíno Álvarez, y de Tuxcacuesco, José Guadalupe Fletes Araiza.
Esta Ruta Cultural Juan Rulfo, que los Ediles mencionados consideran inaugurar el próximo año con motivo del Centenario del natalicio del insigne escritor, recorrerla ahora agreste y ruda, pero al mismo tiempo en un reencuentro con el talento y la magia literaria de uno de los nuestros. “El Llano en Llamas” lo conocí sin sequedad y sin llamas, lo conocí para exacerbarme en verdes, y parafraseando a Rulfo: “Cuando dices vine”, quiere decir que seguiré ahí.
  Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG.









































































EN LAS NUBES
Pedro Páramo y El Llano en Llamas (uno)
         Carlos Ravelo Galindo, afirma:
         Debo reconocer la verdad que mi sobrina Carmelita Ravelo Fernández de Lara acaba de decirnos: “No hay gente bien nacida, que no sea agradecida”.
         Pero esto solo es un pequeño testimonio en lo que pretendemos narrar, por  la ayuda de cuatro presidentes municipales de las poblaciones en que nació, vivió, estudió y escribió, Juan Rulfo, sus tres libros, El Llano en Llamas (Quince cuentos). Pedro Páramo. Y El Gallo de Oro. Las únicas.
         Vamos a nombrarlos juntos.
         De Sayula, don Jorge Campos Aguilar. San Gabriel,  don César Augusto Rodríguez. Tuxcacuesco,  don José Guadalupe Fletes Araiza. Y de Tonaya, don Librado Vizcaíno Alvarez.
         Cuatro Municipios de los 125 que hay en el estado de Jalisco. Enclavados en la Sierra Madre Occidental. Donde el suelo y el cielo se unen en las nubes, que descargan chaparrones y tienen la vegetación verde. Casi siempre. Al menos ahora. Y en paz, tan difícil encontrarla hoy, en otros rumbos del país.
         Los cuatro funcionarios, de distintos filiaciones políticas, unieron esfuerzo y a través de una coordinadora, Irma Salamanca, bella ella, culminaron “la ruta cultural Juan Rulfo”. Que nos tocó a nosotros  inaugurar por ser de cultura, no de política.  No cabe duda.
         La directiva del Club Primera Plana fue invitada por las setenta asociaciones de periodistas del país, a través de su Federación y del Colegio Nacional de licenciados en periodismo, a integrarse a la comitiva. Compartimos el honor de acompañarlos como también a nuestros anfitriones periodistas de Jalisco:
         Don Moisés Mora Cortes, presidente del club de Periodistas de Jalisco, y don José Adrian Rangel Guerrero, presidente de la Asociación Nacional de periodistas de Prensa, Televisión y radio.
         “Pero el repique duró más de lo debido. Ya no sonaban sólo las campanas de la iglesia mayor, sino también las de la sangre de Cristo, la de la Cruz Verde y tal vez la del santuario. Llegó el mediodía y no cesaba el repique”, está en Pedro Páramo.
         En sus cartas a Clara leímos a Rufo decirle “Desde que te conozco hay un eco en cada rama que repite tu nombre. En las ramas altas, lejanas. En las ramas que están junto a nosotros, se oye. Se oye como si despertáramos  de un sueño en el alba. Se respira en las hojas, se mueve como se mueven las gotas de agua”
         Claro que rufo era un hombre que amaba a su mujer. Pero después la vida, con su muerte, se interpuso.
         Juan Rulfo nació el 16 de mayo de l917, en la casa familiar de Apulco, Jalisco. Pero se registró su nacimiento, por obvias razones, en la ciudad de Sayula, donde conservan su acta de nacimiento.
         Sí, la ciudad de Sayula, la del ánima de Sayula, que tuvo a bien presentárnosla su alcalde, ante el aplauso de colegas y otros concurrentes.
         Murió  Rulfo en la ciudad de México, antes Distrito Federal, el 7 de enero de 1986. Hablamos del escritor, no del ánima, por supuesto.
         Pedro Páramo iniciaba: “Fui a Tuxcacuesco, no vine a Comala, y se iba a llamar  Los Murmullos”. Originalmente  la novela así lo decía, en tanto que en la edición más común, que casi todos conocemos dice “Vine a Comala”.
         Cuando escribe fui, significa que estaba de regreso. Obvio. Cuando dice vine, significa estar ahí.
         Nos recuerda don Teodoro Rentería Arróyave que el premio nobel de literatura, Gabriel García Máquez, en 1994 expresó de Juan Rulfo:
         “No había acabado de escapar al deslumbramiento cuando alguien dijo que yo era capaz de recitar de memoria párrafos completos de Pedro Páramo. La verdad iba más lejos: podía recitar el libro completo, al derecho y al revés, sin una falta apreciable, y podía decir en qué página de mi edición se encontraba cada episodio”
         Vivió Rulfo en la pequeña población de San Gabriel.
          La temprana muerte de sus  padres, en 1923 su padre, y en 1927 su madre, obligaron a sus parientes a meterlo a un internado en Guadalajara, la capital de Jalisco, hoy  por moderna, irreconocible.
          Pero, llena de bellísimas damas. Hago constar que soy enemigo de los adjetivos calificativos. Pero  aquí se valen, palabra. Conocimos a doña Guadalupe, de hermosa voz, madre de una concertista de mariachi.
         Estamos emocionados por el recorrido. Mañana, si nos lo permiten, seguiremos nuestra ofrenda narrativa.
         craveloygalindo@gmail.com
















EN LAS NUBES
Pedro Páramo y El Llano en Llamas (dos)
         Carlos Ravelo Galindo, afirma:
         Juan Rulfo regresó a San Gabriel.  Frente al curato vivió. Entró en contacto  con la biblioteca del sacerdote, depositario, en tiempos cristeros, del poco o mucho acervo cultural. También eclesiástico. Y nunca olvidó esas lecturas. Obviamente esenciales  en su formación literaria.
         Algunos destacan, como costumbre, que su orfandad temprana fue determinante en su vocación artística. Pasaron por alto, como sucedió, que los libros leídos en su mocedad tendrían un peso específico mayor en la literatura escrita.
         “El paisaje que corresponde a lo que yo escribo, es la tierra de mi infancia. Este es el paisaje que yo recuerdo. Es la atmósfera que  de ese pueblo en que viví, lo que me ha dado el ambiente. Ubicado en ese lugar, me siento familiarizado con personajes que no existieron o que quizá sí” expuso en sus cuentos de  El Llano en Llamas”
         Recorrimos, durante horas  esas cuatro ciudades, (Sayula, San Gabriel, Tuxcacuesco y Tonaya) plagadas de historia jaliscience.
         De reminiscencias que sus habitantes platican, y sus alcaldes Jorge Campos Aguilar, César Augusto Rodríguez, José Guadalupe Fletes Araiza y Librado Vizcaíno Alvarez lo harán durante mucho tiempo, a quienes los visiten. Nosotros, por ejemplo.
         Es el campo mexicano. Bello, desaprovechado. Tramos, no muchos, con Agave azul. Que emociona al pasaje de los dos autobuses en que viajamos.
         Nos dicen que la “Comala de Rufo”, es la ciudad de San Gabriel. De sus personajes, lugares, tradición surge la inspiración que llevara al escritor a sus grandes obras: Pedro Páramo y “El Llano en Llamas”. Y a la tercera, la última, “El Gallo de Oro”, editada en 1980.
         Nadie olvida que el escritor argentino Jorge Luis Borges, aseveró: “Pedro Páramo es una de las mejores novelas de las literaturas de lengua hispánica, y aún de la literatura”.
         Y se quedó corto, diría don Raúl Gómez Espinosa.
         A mediados de los años cuarenta, nos relatan, comienza su relación amorosa con Clara Aparicio, de la que queda  el testimonio epistolar –publicado en el año dos mil en “Aire de las colinas. Cartas a Clara---, y con quien contrae enlace en 1948. Tienen hijos, pero nadie dice de ellos.
         Juan Rulfo escribe, para no decir habla, en su novela Pedro Páramo:
         “La Media Luna estaba sola, en silencio. Se caminaba con los pies descalzos; se hablaba en voz baja. Enterraron a Susana San Juan y pocos en Comala se enteraron.  Allá había feria. Se jugaba a los gallos, se oía la música; los gritos de los borrachos y de las loterías. Hasta acá llegaba la luz del pueblo, que parecía una aureola sobre el cielo gris. Porque fueron días grises, tristes para la Media Luna
         “Don Pedro no hablaba. No salía de su cuarto. Juró vengarse de Comala:
         --Me cruzaré de brazos y Comala se morirá de hambre. Y así
lo hizo”
         Años antes, en uno de sus cuentos de El Llano en Llamas, Rulfo, escribe, en “Nos han dado tierra”:
          “Nos dijeron: Del pueblo para acá es de ustedes. Nosotros preguntamos. ¿El llano? Sí, el llano. Todo el Llano Grande”
         Como también en  “En la madrugada”, al hablar de su pueblo, de su ciudad: “San Gabriel sale de la niebla húmeda de rocío. Las nubes de la noche durmieron sobre el pueblo en busca del calor de la gente”.
         O “No se sabe si las golondrinas vienen de Jiquilpan o salen de San Gabriel. Solo se sabe que van y vienen en zigzag, mojándose el pecho en el lodo de los charcos sin perder el vuelo”
         Y también: “Oye las campanadas del alba en San Gabriel y se baja de la vaca arrodillándose en el suelo y hace la señal de la cruz con los brazos extendidos”
         Una huelga en la Universidad de Guadalajara le impide inscribirse en ella.  Viaja al Distrito Federal. Al no revalidar  los estudios realizados en Jalisco, le impide ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de México.
         Pero asiste como oyente a cursos de historia del arte, en la facultad de Filosofía y Letras. Se convierte así en un muy serio conocedor de la bibliografía histórica, antropológica y geográfica de México.
         Son temas que, según estudio minucioso de su obra literaria y fotográfica, le permiten sus textos  y la labor editorial, que  les dedicó.
         Durante buena parte de la década de los treinta  y cuarenta, viaja por el país. Trabaja en Guadalajara o en la Ciudad de México. Y a partir de 1945 comienza a publicar  sus cuentos en dos revistas: América, en el Distrito Federal. Y Pan, en Guadalajara.
         La primera lo confirmó como escritor. Pero ya lo era desde 1930. Así como fotógrafo. Pero pocos lo sabían.
         Decía, escribía, en “Pedro Páramo”: “Mi pueblo, levantado sobre la llanura. Lleno de árboles y hojas, como una alcancía en donde hemos guardado nuestros recuerdos, sentirás que allí uno quisiera vivir para la eternidad. Nos lo recordó la escritora y poeta doña Rosa Chávez. Jaliscience ella.
         Mañana, otro poquito de Rulfo
         craveloygalindo@gmail.com